Pasos para comprar un coche de segunda mano

por Nov 11, 2021Coche, Tramicar, Trámites0 Comentarios

Si estás leyendo este artículo es muy probable que ya hayas tomado la decisión de optar por un coche de ocasión en vez de por uno nuevo. Así que ahora que toca ponerse a la faena, te facilitamos algunos consejos para comprar un coche de segunda mano a un particular con las mayores garantías posibles. ¡Vamos allá!

Como en cualquier compra, seguro que te surgen dudas sobre el vehículo en el que estás interesado es el coche adecuado para ti o se encuentra en buenas condiciones. Es normal: la adquisición de un coche supone en un gran desembolso y por lo general no conocemos el uso que le ha dado su anterior propietario ni su historial de mantenimiento.

Por eso, si vamos a comprar un coche de segunda mano directamente a un particular es importante que cumplamos algunos pasos que pueden ayudarnos a garantizar, en la medida de lo posible, una adquisición satisfactoria.

¿Cómo elegir un coche de segunda mano?

Aplicar el sentido común es la primera de las recomendaciones. Por mucho que te gusten los coches deportivos de tres puertas, si tienes una familia con niños pequeños necesitarás un vehículo con puertas traseras y amplio maletero. Del mismo modo, si el precio de un coche te parece un chollo, quizás debas desconfiar. Ten en cuenta que si el importe es exageradamente bajo y se encuentra fuera de la media del mercado (ahora es fácil hacer este tipo de comprobaciones gracias a las búsquedas en internet), quizás el vendedor tenga alguna motivación para vender que no esté contando.

Te recomendamos también que a la hora de buscar coche no te centres en un único modelo. Amplía el radar y contempla al menos otros dos modelos similares al que inicialmente te guste para que puedas comparar y elegir finalmente el que más se ajuste a ti. Seguro que te suena eso de ir a comprar algo muy determinado y al final terminar comprando otra cosa porque te ha encajado más, ¿verdad? Pues con los automóviles puede pasar lo mismo.

Por otro lado, debes tener en cuenta que al precio por el que finalmente compres, deberás añadir otra serie de pagos como el importe del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el cambio de titularidad del vehículo.

¿Cómo comprar un coche de segunda mano a un particular?

Siempre que sea posible, busca un coche del que puedas obtener referencias fiables. Por ejemplo, que haya pertenecido a un amigo, familiar o algún allegado. El mail o el whatsapp puede ser una buena forma de entrar en contacto con el vendedor, pero si la información que te facilita sobe el coche te va encajando, será necesario iniciar una conversación directa a través de encuentros telefónicos y, posteriormente, presenciales.

Aprovecha las conversaciones con el vendedor para preguntarle todas las dudas que puedas tener. Por ejemplo, el motivo de la venta, a quién y cuándo lo compró, si el coche ha estado durmiendo en garaje o no, kilometraje, si tiene alguna carga, para qué se ha utilizado fundamentalmente, tipo de trayectos realizados con él, qué miembro de la familia es el que más lo ha conducido… ¡No te cortes en preguntar!

Cómo elegir un coche de segunda mano

Solicita también copias de la documentación del coche, como el libro de mantenimiento, y coteja la matrícula y número de bastidor con el permiso de circulación y la ficha técnica del vehículo.

Esta primera toma de contacto es importante para conseguir información de interés que puede condicionar tu compra o incluso ayudarte a negociar el precio del vehículo. Y algo muy importante es solicitar el informe de la DGT.

Como su propio nombre indica, este informe incluye toda la información que tiene la DGT sobre ese coche y con la que el comprador podrá conocer el estado administrativo del coche. Engloba los datos del titular actual del vehículo y de los anteriores, la localidad en la que está registrado, el historial de las revisiones de la ITV, kilometraje, datos técnicos, gravámenes o, si diera el caso, los motivos exactos por los que en ese momento ese vehículo no podría transferirse. Aquí te contamos mucho más sobre el tipo de información que incluye el informe completo de la DGT, y recuerda que a través de Tramicar puedes conseguir tu informe de la DGT de forma fácil y cómoda.

Si con todos estos datos recopilados crees que el coche se ajusta a tus necesidades, ¡ha llegado el momento de ir a verlo!

¿Qué mirar al comprar un coche de segunda mano?

Llega ahora el momento de conocer el coche y comprobar si está en buenas condiciones para que sea una compra duradera y sin complicaciones.

Si el vendedor no tiene nada que ocultar, seguro que no tiene ningún problema en permitir que lleves el coche a un taller para realizarle una revisión técnica o que acudas acompañado de algún técnico. Un mecánico podrá ayudarte con un reconocimiento del motor, el radiador, el sistema de aire acondicionado y climatizador, frenos…

Si no pudieras realizar esta inspección técnica de la mano de un profesional, hay algunos aspectos que puedes revisar por ti mismo en la prueba de conducción:

  • Motor: comprueba si el motor arranca bien en frío.
  • Sistema de frenos: presta atención a posibles ruidos que surjan al pisar el pedal del freno porque si fuera así, pudiera ser que hubiera que reemplazar las pastillas o los discos. Haz también la prueba de circular recto y frenar bruscamente. El coche debería frenar sin mostrar tendencia a desviarse hacia ningún lado. Por el contrario, si tienes que realizar alguna corrección con el volante, puede ser debido a que el coche ha sufrido un accidente.
  • Tubo de escape: si sale mucho humo o de color azulado, negro… puede ser indicativo de posibles problemas mecánicos.
  • Caja de cambios: comprueba que los cambios de marcha se producen sin problemas, sin tirones ni ruidos anómalos.
  • Aire acondicionado: actívalo para asegurarte de que funciona correctamente y no hace ruidos ni genera malos olores.
  • Panel de instrumentación: al activar el contacto, comprueba que en el panel no quede encendida ninguna señal luminosa o mensaje de aviso de posible avería.
  • Luces: comprueba las luces cortas, largas, intermitentes, freno, antiniebla, posición, marcha atrás, warning….
  • Neumáticos: revisa la profundidad del dibujo, el desgaste de la banda de rodadura o la ausencia de golpes. Los neumáticos llevan escrito en el lateral su semana y año de producción, por lo que puedes compararla con la fecha de fabricación del coche. Un vehículo con pocos kilómetros debería tener aún sus ruedas originales, fabricadas antes que el coche. Sin embargo, si el coche que estás examinando tiene menos de 30.000 kilómetros, pero las ruedas son posteriores a la fabricación del coche, esto puede significar que el vehículo realmente tiene más kilómetros de los que marca.

Conviene también realizar una revisión exhaustiva de toda la carrocería y el interior del vehículo, ya que también se puede extraer información de interés. Por ejemplo:

  • Cristales: cuando un coche sale de fábrica todos los cristales llevan el logo del fabricante. Por lo tanto, los cristales nos pueden ayudar a averiguar el año de matriculación de un coche . Si se rompe alguno, los talleres no oficiales lo reemplazan por otro, pero este no llevará el logo. El hecho de que haya un cristal cambiado no significa necesariamente que el coche haya tenido un accidente, pero sí puede ser un matiz a tener en cuenta.
  • Puertas: abre y cierra todas para comprobar que queden correctamente alineadas con el resto de la carrocería y que las bisagras no demuestren ningún defecto.
  • Interior del vehículo: el estado del pomo de cambio, del volante, del freno de mano o incluso de los pedales, puede ser indicativos del grado de uso que ha tenido el vehículo.

Consejos para comprar un coche de segunda mano

Ya hemos visto que la prueba de conducción es clave antes de decidirse a comprar un coche. En ese momento podrás ver y analizar el vehículo, tratando de identificar posibles averías, vicios o realidades que el vendedor no te esté comentando.

Este reconocimiento, junto con la documentación del coche que deberías haber solicitado por email con antelación y el informe de la DGT serán tu principal fuente de información para tomar una decisión certera y asegurarte de que no existan cargas sobre el coche (ejemplo: que no haya sido pagado completamente), que no haya sido robado, que el vendedor es realmente el titular del mismo, que ha pasado la última ITV…

Si una vez comprobado todo esto consideras que el coche se adecua a tus necesidades y cumple con todos los criterios que exiges, ya se pasaría a formalizar la compra.

Contrato de compraventa: ¿qué debe incluir?

Para realizar este tipo de operaciones no es necesario que intermedie un abogado o notario, pero sí que es importante elaborar un contrato de compraventa que incluya la información completa del vendedor y el comprador, todos los datos del vehículo y las condiciones acordadas con el mayor detalle posible (precio final, plazo de entrega del coche, forma de pago, el día y hora de firma del contrato…).

Además, al contrato -que debe estar firmado en todas sus páginas por ambas partes- hay que adjuntar la siguiente documentación: fotocopia del DNI del comprador y vendedor, copia del permiso de circulación, copia de la ficha técnica, justificante de la ITV y recibo del último Impuesto de Circulación.

¿Cómo pagar un coche de segunda mano?

Uno de los momentos más delicados en la compra de un vehículo de ocasión es el pago. Lo más importante es que quede acreditado que el comprador ha entregado el dinero al vendedor, y que el vendedor facilite al nuevo dueño la documentación y llaves del vehículo en ese mismo momento.

La forma más segura de pago es realizarlo mediante cheque bancario. De esta forma, el vendedor se asegura el cobro, ya que no dependerá de los fondos que tenga el comprador en su cuenta o si este sufre algún tipo de embargo. Para el comprador es también la forma más segura, ya que no llevará dinero en efectivo y en el momento de la entrega del cheque puede asegurarse de que le hagan la entrega de llaves y documentación del vehículo.

Esperamos que toda esta información te haya resultado de utilidad para planificar la compra de tu nuevo coche y lo disfrutes durante muchos años. Recuerda, eso sí, que tras la operación de compraventa del vehículo tienes un plazo máximo de 30 días para realizar la transferencia del coche. Si quieres ahorrarte todas estas gestiones, en Tramicar podemos hacer el cambio de titularidad de tu vehículo por ti.

none

none

Ver comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déjanos un comentario

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *