Cómo llevar a tu mascota de forma segura en el coche

por | Abr 29, 2021 | Seguridad Vial | 0 Comentarios

Arneses, transportines, rejillas, asomando la cabeza por la ventanilla… Seguro que has visto mascotas viajando en coches de numerosas formas. Pero, ¿cuál es la correcta?

En España realmente no existe ninguna ley que especifique cómo debemos llevar a nuestras mascotas en el coche. El Real Decreto 6/2015, de 30 de octubre de 2015, tan solo señala: “El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción […] deberá cuidar especialmente […] la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”.

Hay una zona de nuestro coche, por tanto, en la que jamás debe ir nuestro “fiel amigo”: en el lugar del copiloto, ya que desde ahí podría distraernos muy fácilmente. De hecho, si los animales no viajan sujetos, su dueño o persona responsable se expone a una multa de 100 euros. Pero más allá de la penalización económica, lo importante es que si tu mascota no viaja lo suficientemente protegida puede sufrir graves lesiones o provocárselas al resto de pasajeros en caso de accidente.

Consejos de seguridad para viajar con tu perro o gato en el coche

Actualmente existen varios métodos de retención de mascotas para poder sujetarlos y protegerlos durante los viajes. Te los contamos:

  • Arnés de un solo enganche: Se fija al cinturón de seguridad del vehículo o a los Isofix. Este sistema es el más cómodo de instalar, pero diversos simulacros han demostrado que en caso de impacto la hebilla del arnés puede romperse, con lo que el animal podría salir disparado contra el respaldo del asiento provocando graves lesiones en la columna del conductor o copiloto y/o a sí mismo.
  • Arnés de doble enganche. Es más efectivo que el de un solo enganche al ir sujeto por dos anclajes diferentes. Lo ideal es que sea un arnés corto porque en caso de impacto evitará que tu “peludo” choque contra los asientos delanteros y, por tanto, se reducirá la probabilidad de que el conductor, el acompañante y la mascota sufran lesiones.
  • Rejilla divisoria: Este tipo de dispositivos permiten a la mascota moverse libremente por el maletero sin molestar al conductor. Sin embargo, en caso de colisión el animal podría sufrir graves lesiones en función de la posición en la que se encontrase en ese momento.
  • Transportín: Es el método más seguro. Hay quien lo coloca en el asiento trasero, atado con el cinturón de seguridad, pero los expertos no lo recomiendan, ya que si hay un accidente o frenada fuerte el propio cinturón puede deformar el transportín y herir al animal. También pueden romperse los puntos de sujeción del cinturón de seguridad y salir disparado el transportín.

¿Dónde deben colocarse los transportines de las mascotas?

Los transportines tienen que quedar lo más inmovilizados posible. Por eso, en el caso de las mascotas pequeñas, el transportín debe colocarse en el suelo del vehículo, encajado entre el asiento delantero y el trasero. En el caso transportines grandes, para animales de mayor tamaño, hay que situarlos en el maletero, lo más cerca posible del respaldo trasero y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha.

Para demostrar la necesidad de que las mascotas viajes con seguridad, RACE realizó unas simulaciones de comisiones frontales a 50 Km/h con dos maniquís: el de un adulto como conductor y el de un perro de 22 kilogramos de peso. Aquí puedes verlos.

Consejos antes de viajar con tu perro o gato

Si afrontas un viaje o desplazamiento, el coche es la opción más cómoda para viajar con mascotas. Al poder ir junto a sus dueños se estresará menos y, además, permite hacer paradas frecuentes para que puedan estirar las patas o hacer sus necesidades. Te facilitamos algunos consejos:

No les des de comer antes de salir de viaje. Los animales pueden estar moviéndose dentro del transportín o mirando hacia un lado o incluso hacia detrás, por lo que podrían marearse y si hubieran comido hace poco, vomitar.

Acostúmbrales gradualmente al transportín. Ponlo en casa antes de utilizarlo en el coche para que tu mascota se vaya familiarizando con él y el día del viaje no lo observe con miedo.

Los animales también se cansan en los viajes. Si normalmente paras por ti, con una mascota (especialmente con un perro), debes hacerlo más para que pueda pasear, hacer sus necesidades o beber. Eso sí, cuando pares, ata a tu mascota para evitar que salga precipitadamente del coche y salte a la calzada.

Nunca encerrados. Un vehículo puede alcanzar temperaturas extremadamente elevadas en apenas unos minutos, especialmente en verano, por lo que no dejes nunca a tu mascota sola dentro del coche.

¿Qué documentación debo llevar cuando viajo con mi perro o gato?

Otro aspecto a tener en cuenta cuando se realizan desplazamientos pueden exigirte la documentación de tu mascota. Recuerda llevar, por tanto, su cartilla sanitaria, adecuadamente actualizada y sellada por un veterinario. Además, si tienes un perro de alguna de las razas consideradas como potencialmente peligrosas, debes coger también la documentación del seguro de responsabilidad civil y la licencia administrativa correspondiente.

En el caso de que tu viaje sea fuera de España, consulta las especificaciones de cada país en su Embajada o Consulado. Y si te diriges a un país de la Unión Europea, hay tres requisitos básicos que tu mascota debe cumplir:

  • Estar correctamente identificada con microchip.
  • Estar vacunada contra la rabia.
  • Tener el pasaporte europeo para el movimiento de animales de compañía. En el caso de viajar a Reino Unido, Irlanda, Malta, Finlandia o Noruega, los animales también deben estar tratados contra la E. multilocularis entre 24 y 120 horas antes de llegar al país de destino.

¡Disfruta de tu viaje!